NUEVA MEDICINA GERMÁNICA®

 


Selección de los sujetos

de los Testimonios

 


TESTIMONIO


TOS


por Micha (Alemania)



6 de Julio del 2006



"Es impresionante observar las Leyes Biológicas en acción"


El 21 de Septiembre del 2005, en mi ciudad natal, finalmente arrancó un proyectó de construcción. Había estado en etapas de planeación por un largo tiempo. Una importante carretera de circunvalación estaba completamente bloqueada al tráfico porque se suponía que dos puentes iban a ser reconstruidos en Octubre del 2006. Por causa de este bloqueo hay ahora cambios considerables al patrón de tráfico.  Para facilitar el tráfico normal y para reducir la sobrecarga en las rutas que alimentan al eje troncal, varias calles fueron convertidas en calles de un sentido.


Ese día, en la tarde, conduje hasta la parte vieja del pueblo, aún siguiendo la situación de tráfico usual a la que había estado acostumbrado por varios años.


El 22 de Septiembre, estaba de guardia de noche. Como de costumbre, cerca de las  05:45, otro colega me reemplazó y comencé a conducir hacia casa. Un par de días antes, una parte de la ruta que conduce a mi casa había sido modificada por el sistema de un sentido que había sido impuesto por la construcción y yo estaba preparado para esto. (Aparte, los cambios en el tráfico habían sido publicados en periódicos locales semanas antes). 


Entonces me fui manejando cerca de las 06:00 del 23 de Septiembre, siguiendo mi ruta habitual hacia casa. Aun estaba oscuro y el amanecer solo llegó de manera vacilante.


Una de las dos calles de un sentido que tuve que tomar es de cerca de 600 metros de largo, describiendo casi un círculo a la izquierda de manera que la calle abierta era visible por casi 40 metros. Siguiendo las directivas del sistema de señalización de tránsito (ahora una calle de un sentido), ahora me deslizo hacia el carril izquierdo. Al lado mío, en el carril derecho, note que otro auto me había alcanzado.


Como mencioné, yo había terminado recién el turno de la noche que era una carga especialmente estresante.


De repente, casi 200 metros adelante, un par de focos aparecieron de la nada en mi carril. Los rayos de luz me sorprendieron como un par de flashes. A pesar de mi cansancio y total sorpresa, instintivamente me tiré a la derecha, sabiendo enteramente que podría chocar contra el auto a mi derecha.


El auto que se aproximaba no me chocó por unos pocos centímetros e incluso la colisión con el auto contiguo al mío a la derecha no ocurrió. Afortunadamente, el conductor fue capaz de ver al conductor que manejaba por el carril incorrecto una fracción de segundo antes que yo y fue capaz de iniciar una maniobra de frenada de pánico.


Entonces, el accidente que pudo haber tenido consecuencias de mayor alcance no ocurrió, sin embargo el shock me catapultó fuera de mi cansancio y estaba bien despierto.


El conductor que se aproximaba continuó su camino, aparentemente imperturbado y pensé que lo vi mostrándome su dedo cuando pasó. Entonces, ¡pareció que ni siquiera se había dado cuenta de su error!


Después de asegurarme que el conductor del otro vehículo estaba bien, conduje hacia casa, en un tembleque. Para no preocupar a mi esposa y a mi hija, no les dije nada respecto de este evento. Llevó un largo tiempo dormirme.


Ese fin de semana, tuve que hacer turno de noche y noté que dormí peor que nunca.


El domingo, dos días después, mis padres junto con mis suegros vinieron de visita. Era el cumpleaños de mi padre. Durante la hora del café, el tema de conversación se volvió al re-direccionamiento del tráfico y los bravucones en la carretera. Esa fue la primera vez que hablé sobre mi encuentro cercano.


Durante la noche del domingo para el sábado, la tos (fase de curación) comenzó. El 26 de Septiembre, en la tarde, tenía una cita con un amigo terapeuta que ha estado involucrado con la German New Medicine por los últimos dos años. Lo visité porque quería saber más sobre su trabajo.


Allí fue cuando él notó mi tos y quiso saber por cuánto tiempo esto había persistido y si yo me había encontrado en una situación de stress que me hubiese causado sentirme jadeando por aire. En ese momento nada vino a mi mente.


Él continuó: "Debe ser un conflicto territorial de miedo".


¿Conflicto territorial de miedo?  Pensé en mi trabajo y expliqué mi miedo que venía de ahí.


Él dijo: "No, no es eso. Si tú ya has estado confrontado a esto por años y la situación solo ha crecido peor lentamente, entonces puede excluirse de consideración. Si tu jefe te hubiese dicho esto de repente, bueno entonces, quizás."


Seguí pensando cual podía ser el eje.


Lo que importa en este caso es lo que yo considero como mi territorio.


La primera cosa que vino a mi mente fue mi hogar, luego los alrededores residenciales, lugares que visito regularmente. El conflicto supone un susto o una amenaza profunda dentro de ese territorio. 


Consideré el desafío pero no llegué a ninguna conclusión.


Casi al pasar, mencioné mi encuentro cercano el viernes por la mañana y le conté los detalles. El terapeuta me interrumpió y dijo: ¡Es eso!"


"Daahh - ¿perdón?" pregunté.


"Tu consideraste esa calle, y ese carril izquierdo como tu territorio", él contestó. "Ese conductor amenazó invadir tu territorio. Al menos así fue como lo percibiste y en ese momento fue que tuviste tu DHS."


Yo estaba simplemente estupefacto. ¡Era claro que era eso! Y la resolución del conflicto fue para mí la reunión de café el domingo, cuando les dije todo en detalle a todos y cuando también noté que estaba reaccionando bastante fuerte con mi cuerpo.


Al cerrar, me gustaría decir que mi tos se volvió más severa en los próximos días. Por un par de días tuve hasta neumonía. Tres días después, la tos se había ido.


Es impresionante observar las Leyes Biológicas en acción.

Saludos,


Micha.


Traducido del original en alemán


Descargo de responsabilidad: La información contenida en este

testimonio no pretende sustituir el consejo médico profesional.



 

Versión Inglés  

Versión Búlgara

Versión Española

Versión Francesa


  Regresa a la página de Resumen de los Testimonios


  Haga clic aquí para ir a la parte superior de esta página